viernes, 17 de abril de 2015

El abuelo

https://oscarryanblog.wordpress.com
 

20 comentarios:

  1. Menudo pájaro el abuelete. Pero el final que le has reservado... es estremecedor.

    ResponderEliminar
  2. Gracias J.C. Hernández por tu comentario.

    Y si, es como tu bien dices un verdadero pájaro.

    En cuanto al final te diré que es en cierto modo autobiográfico, y no porque mi abuelo fuese así, ni mucho menos, pero si es cierto, y lo confieso aquí y ahora, que estando el enfermo en su lecho de muerte, y teniendo yo no más de 8 años, en plena época de catecismo preparatorio de mi primera comunión, con toda la inocencia del mundo le pregunte:

    -“Abuelo el infierno existe”
    -“Donde crees que estamos?” me respondió.

    Y efectivamente, ahora que lo pienso, si, un poco cabroncete era, ya que nunca he podido olvidar esas palabras.

    Pero mirando el lado positivo, y dándole un poco la vuelta, mira que bien, aquí tenemos un relato.

    Lo dicho, muchísimas gracias por molestarte en leer este blog.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. El abuelo me parece de lo peor, jaja, pero su final no deja de guardar una cierta justicia poética ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Definitivamente el abuelo tenia "tela"

      Un saludo.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Cierto Manuel.
      Mala gente la habrá siempre.
      Al menos a este le llegó su merecido.
      Un saludo

      Eliminar
  5. Una mala persona donde las haya el tal "Don Pedro", pero como dicen "a todo cerdo le llega su San Martín"...

    El final es buenísimo, me ha dado escalofríos la respuesta del niño.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  6. Gracias Julia.
    Se lo tenia bien merecido...jajaja.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. ´Sí. Al final, tuvo lo que se merecía: La lección de su nieto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Ana.
      Gracias por comentar.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Terrible resumen de las penurias de tu patria encarnadas en Pedro. No sé si ha sido tu intención, pero me parce de justicia que lo condene, como símbolo, el mas joven de su prole. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos.
      Si, como tu muy bien has señalado es una alegoría en referencia a las personas que en los últimos sesenta años de mi país han ido cambiando de un bando a otro en función de sus intereses sin ningún escrúpulo.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Un horrible hombre, un monstruo que, por justicia universal, como bien se dice en el texto, cae enfermo y a disposición de esas personas a lasque hizo sufrir. Estas, ahora, harán de su miserable vida postrada una enorme pesadilla. Está bien, es lo que se merece, pero ¿haciendo lo que hace su mujer y su hija no se convierten ellas en ''Lobas'' y ''Doñas'', no se convierten en lo que mas odian, en ese mismo hombre, en Pedro? Creo que esta no es la reflexión del relato, pero es una interpretación. Por otro lado está la tuya, la del infierno, tan bien resuelta con esa impactante e ingeniosa frase final de Carlos. Un saludo, Oscar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por comentar Ricardo.
      En parte tienes razón en que si ellas le devuelven las maldades se pueden llegar a convertir en monstruos como él. Sin embargo, yo creo que si fuese una mujer maltratada constantemente, o una hija violada sin escrúpulos por mi padre, hubiese sido aún mucho, mucho, muchísimo más malo…jejeje.
      Acertaste de pleno, en realidad el no está sufriendo vivo, hace tiempo que se fue al infierno sin saberlo.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Karma es karma, el infierno esta en la tierra y aquí se pagan todos nuestros pecados y cuanto debe pagar todavía este Don. De casualidad yo también tengo un relato sobre mi bisabuela, no se si lo leiste, acá te lo dejó si deseas. Muy buen relato Oscar. Felicitaciones.

    http://piesfriosenlaespalda.blogspot.pe/2015/06/bisabuela.html?m=1

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mendiel por comentar. Es cierto el Karma nos persigue siempre.
      En realidad no es un cuento autobiografico...Jajaja. que conste.
      Voy a leer tu relato.
      Un abrazo.

      Eliminar
  11. Me ha encantado ese final, no me lo esperaba.
    El abuelo era un cabrón en toda regla, con perdón.
    ¡Un saludico, Oscar!

    ResponderEliminar
  12. Gracias Sue. No te preocupes, puedes decirlo en voz alta....ERA UN CABRON. Y como el hay muchos por desgracia. Padres de la democracia con las manos manchadas de sangre del antiguo regimen...o del nuevo, que para el caso no es tan diferente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar