miércoles, 27 de mayo de 2015

El Fetichista

https://oscarryanblog.wordpress.com/

12 comentarios:

  1. Ay como me he reído. Me has sorprendido. Algo me esperaba, pero no eso. Totalmente sorprendente. Muy bueno. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María, que poco se imaginaba el amigo lo que estaba comprando..jajaja
      Un saludo

      Eliminar
  2. Dicen que el amor nos vuelve ciegos. Yo añadiría que el deseo nos vuelve tontos. Menudo primo el protagonista de tu relato jajajajjaa.

    He leído acerca de este tipo de intercambios, e incluso de chicas que viven solo a costa de los fetichistas jugando bien sus cartas, pero jamás había leído acerca de una pobre abuela "desvlaijada" de sus efectos personales por sus nietos jajajaa.

    Muy bueno, Oscar, me ha encantado!!

    Un abrazo y feliz tarde :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste el relato. He querido jugar en varios planos.

      Primero con el anonimato de internet, donde se puede ser desde una princesa a un físico nuclear, porque no damos la cara. Cualquiera puede hacerse pasar por cualquiera con un poco de habilidad, por eso engañan al pobre incauto.

      Después con el tema del fetichismo, ha existido siempre, muchos lo ven como una desviación, aunque yo lo considero como una opción, pese a no compartirla. A ver, tampoco es cuestión de ser un santo, me refiero a no compartirla hasta esos extremos, sin duda todos los hombres tenemos un punto fetichista, y las mujeres lo sabéis, sino ¿Porque sufrir caminando con unos zapatos de tacón?

      Ciertamente en el mundo actual existen este tipo de intercambios, que sinceramente me parecen bien, si el fetichista quiere comprar, y la chica puede vender, y no le supone un problema. ¿Por qué no?... Adelante, aquí paz y después gloria.

      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo contigo, Oscar. Cada cual que viva su sexualidad como le plazca siempre y cuando no perjudique al prójimo ni se aproveche de nadie :)

      A mí eso de los intercambios fetichistas me parece de lo más interesante. Quizás sea porque me gustaría llegar a entender esa atracción y fuente de placer que son ciertos objetos. Tendré que esperar a ver si hay suerte en la próxima reencarnación jajajajaja.

      Un abrazo!!

      Eliminar
    3. Es un tema que me gustaría aprovechar para una reflexión, hay muchos estudios sobre ello, y grados diferentes sobre el fetichismo. Por ejemplo podemos pasar del hombre que no siente nada frente a una mujer vestida con lencería, hasta el que está completamente obsesionado por poseer esta, para así posteriormente excitarse con el aroma que la mujer ha dejado.

      Estos serían los dos extremos, sin embargo el hombre medio, si se excita ante la visión de una mujer vestida con lencería sensual, no obstante no llega a tener la necesidad de poseer estas prendas.

      En cierta medida el fetichista extremo frente al fetichista “normal” siente más atracción por la prenda que por la mujer.

      En cuanto al mercado de prendas usadas, existe realmente. En internet hay decenas de sitios dedicados a estos intercambios.

      Bueno, no me extiendo más, porque si no la reflexión la acabo haciendo aquí.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. "El altar de Marta" jajajaja ¡Hasta puedo imaginarlo!
    Pasé por acá de casualidad y menudo recibimiento me llevo con tan buen relato.

    Te felicito, amigo Oscar, gran manejo de un tema tabú que es más común de lo que pensamos.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias Elliott.
      Ciertamente es un tema tabú, sin embargo existe como tu señalas, y por tanto es bueno escribir y hablar sobre ello.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. En la línea de tus genialidades narrativas. Fan consumado de tus relatos. Esta vez nos sumerges en la vida sexual de un hombre engañado qué, a pesar de la estafa, está satisfecho con su propósito debido a la ceguera que propina esa cortina del mundo sexual que ofrece la red.
    Me ha encantado, Oscar.
    ¡Abrazo, compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Que decir compañero? no se ni como responder a tu comentario.
      Yo también soy fan de tus relatos. ¿Sera por el "puntito" macabro que compartimos ambos?
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Jajajaja digno de publicarse en todas las redes sociales para todos los que hacen "altares a martha", buenisimo Oscar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Si que hay muchos, si.
      Y seguro que tambien lucinarian si supiesen a quien pertenecen las prendas de su altar como nuestro protagonista.
      Muchas gracias por el comentario.

      Eliminar