domingo, 3 de mayo de 2015

Intercambio


María ardía de deseos inconfesables, ni siquiera su marido que era el que había realizado la proposición podía imaginar la humedad que le producía tan solo pensarlo.

Después de quince años de casados, y de no tener ninguna relación con ningún otro hombre, para ella era una experiencia sugerente, emotiva, y cargada de morbosidad.

La sala era oscura, la gente sin embargo era radiante y pletórica, desconocidos en busca de proximidad carnal, huidores al mismo tiempo de relaciones personales.

Un local de intercambio de parejas, y allí estaban María y Antonio, mostrándose como presas para los experimentados lugareños.

Se acercó un joven de veinticinco años atraído por la sensualidad de María, una cuarentona aun de muy buen ver, con su sugerente vestido rojo ceñido que mostraba sus turgentes pechos, y sus deliciosos y morenos muslos.
Se sentó junto a ellos, y tras un breve y anónimo saludo beso a María, que sintió como de nuevo la humedad crecía empapando su ropa interior. Sus lenguas se juntaron al tiempo que noto como una mano subía por su pierna en busca de su sexo, ansiosa de caricias de un desconocido, palpitante por entregarse a este, pese a las mil ocasiones en las que se lo había negado a Antonio.

“la mujer del cesar no solo ha de ser honrada sino parecerlo”

Con su mano busco el pene del desconocido, lo acariciaba sintiendo un tamaño y grosor no reconocidos, lo que hacía que sus piernas temblaran y al mismo tiempo se abrieran para facilitar las caricias y permitieran a esos dedos anónimos entrar en su mojado y caliente sexo.

Su marido la miraba, no entendía como pese a su resistencia había cedido tan fácilmente a ofrecer su cuerpo a un extraño. Ofrecida y entregada loca de pasión le pidió que la follara, que le hiciese sentir mujer de una vez por todas.

Antonio comprendió el error de su proposición, nunca la había hecho sentirse mujer, tuvo que llegar un desconocido para que sus labios pronunciasen “Hazme tuya” en lugar de “Me duele la cabeza”.

Fin

http://elcirculodeescritores.blogspot.com.es/2015/05/microrrelatos-desafio-una-bacanal.html#comment-form

No hay comentarios:

Publicar un comentario