viernes, 12 de junio de 2015

Zumy, el robot que lloró.

https://oscarryanblog.wordpress.com/


11 comentarios:

  1. Un relato sobre I.A tan conmovedor como lo fue la película de Spielberg, en manos de Kubrick hubiera sido otro cantar, en tus manos ha sido la personificación de un androide Pinocho que alberga vida humana y sentimiento de abandono. Triste y directo al corazón, muy bueno, Oscar.
    Abrazo, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Edgar compañero. Me alegra mucho que te guste.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Jolines, Oscar!! Si ya tenía los ojos empañados de leer el relato, imagina después de saber que me lo dedicabas (soy una llorona empedernida, esto es normal, no hay que preocuparse) :))

    Ainsss muchísimas gracias, eres un sol, y el relato una auténtica preciosidad!! Tienes razón, me ha encantado!!

    Un abrazo gigantesco y gracias de nuevo!!

    P.D.: Ni por un momento he dudado de que los hombres seáis sensibles también, siento si con mi comentario te dí a entender otra cosa. Y no voy a seguir intentando arreglaro por si lo estropeo más aún jajajajajaja.

    P.P.D.: Estaba leyéndole a mi marido tu relato en voz alta, él también es fans de Asimov, y me ha pedido que te sugiera un relato corto suyo (si no lo conoces ya) titulado "Primera Ley" del año 1956. Cree que te gustará, es también acerca de un robot muy especial, como Zumy :)) Ea, mensaje entregado!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Julia, eres un sol, y mereces la dedicación más que nadie. Algo me decía que te gustaría este relato.
      En cuanto a si me he enfadado por el dialogo que hemos tenido en tu relato, para nada, ni por asomo, nunca, negativo… Imposible enfadarse contigo, y si en algún momento te lo pareció, te pido disculpas.
      Dile a tu marido que conozco el relato, soy muy fan de Asimov, sin embargo le agradezco sobremanera la recomendación, eso le delata como lector de temáticas de las que compartimos intereses.
      Un abrazo para ti, y para el.

      Eliminar
  3. ¡Que buen relato! Muy emotivo, pobre androide, al final hizo lo único que podía hacer, aún si era algo para lo que no estaba programado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Felipe, las emociones eran tan fuertes, que ni el pobre niño robot pudo resistirse.
      Delebro que te guste.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. No os preocupéis por Zumy, estoy escribiendo una novela llamada Arcadia, en la que recuperaremos al niño robot, y será uno de los personajes de la misma.
    ¿En qué capitulo?...Todavía no lo sé, así que recomiendo no perdérsela…jajaja.
    Un Saludo.

    ResponderEliminar
  5. Un relato tierno y triste. El pobre Zumy quizá no sabe lo que es llorar pero la tristeza logra que llore sin poseer algún sistema que le permita hacerlo. Está condenado a seguir funcionando para siempre en soledad... hasta que aparezca el Salvador, eh, digo Maller... Je, je, je, je, je.

    Bonito cuento. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja...Gracias Nahuel.
      Si, como ya sabes Maller lo adoptará.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Estupendo relato, me recuerda al robot bebe Lenny que en su día adopto Susan Calvin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jordi.
      Lo cierto que el personaje de la doctora Harrison, esta inspirado en Susan Calvin. Es un corto homenaje a Asimov.
      Un saludo

      Eliminar