viernes, 31 de julio de 2015

Amanecer

https://oscarryanblog.wordpress.com/

18 comentarios:

  1. Toda una eternidad sin ver la luz del sol, ¿Y ahora qué?
    Una maldición, perfecto relato Oscar.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues imagino que continuar vagando por el mundo sin rumbo.
      Gracias por comentar Irene.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Muy bueno Oscar, me da pena el pobre, justo cuando quiere morir y resulta que no puede; tiene ese punto un poco "cruel" que me gusta, jeje ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ramón...Quería desmontar un poco el mito de que la inmortalidad es sublime.

      Eliminar
  3. Que daño ha hecho edward culen, véase brazos mármoleos, véase vampiro de crepúsculo. Esa pobre decepción final, tanto tiempo sin ver el sol para darse cuenta de que podría haber vivido en la luz en vez de en la oscuridad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja...Has captado a la perfección el relato María.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. El vampiro de tu cuento me leyó la mente.
    Creo que todo lo que dice es verdad, no hay nada de romántico en esa forma de amar.
    La inmortalidad es el peor castigo para cualquier ser humano.
    Muy bien escrito.
    El final increíble.
    Me encantó.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lucia.
      Eso quisé reflejar en el relato. La gente piensa que la inmortalidad es fantastica, y yo la interpreto como una maldición.
      Un saludo

      Eliminar
    2. Pienso igual, creo que no puede haber peor castigo para un ser humano, y también ese amor de los vampiros no lo siento nada romántico.

      Eliminar
    3. Por supuesto Lucia. Todas esas sagas romanticas para adolescentes sobre vampiros buenos y con ansias de encontrar su amor, son cuanto menos ridiculas.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Muy buen relato, llega el hastío desesperado y un final originalísimo. He leído tu comentario sobre que para los humanos sería una maldición, sin embargo creo que habría que pensarlo, los vampiros no son humanos y si la mirada que aporta tu cuento es cierta... vivirían también los días. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos.
      Si, pero aunque viviesen también el día, tal como yo lo veo, el problema es que el vampiro esta cansado de su vida, que ya considera aburrida. Imagino que llega un punto que no ocurre nada nuevo, que todo se repite, que se pierden los alicientes por continuar caminando. De ahí que yo lo considere en este relato como una condena.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Entiendo a este pobre vampiro. Es como la labor que tejía Penélope, que por la noche destejía. Una tarea sin sentido, así será la vida de este vampiro, una eternidad sin sentido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar Ana.
      Es exactamente eso.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Este relato va dirigido a todas esas personas o adolescentes que quieren ser vampiros, y especialmente a esos que quieren serlo desde que leyeron esa saga que sutilmente mencionas. Una pequeña crítica a las obras románticas de vampiros, detecto. Me hizo sonreír lo de la escritora. Una historia de leyendas falsas, de eterna vida no deseada, narrada en primera persona por su protagonista, un vampiro harto de su existencia sin fin, y al cual le falla su intento de suicidio.
    Saludos, Compañero de Palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ricardo. Eso es exactamente lo que pienso. Cuando se escribe sobre vampiros, se magnifica el ideal de vivir eternamente. En este pequeño corto, quise realizar una crítica sobre esa teoría. Imagino que vivir cien años, incluso doscientos siendo eternamente joven, puede ser atractivo, pero ¿Después que?
      Miles de años viviendo, haciendo lo mismo una y otra vez. Posiblemente al principio el ansia de ser eterno supere a los remordimientos de sesgar una vida cada noche bebiendo su sangre, pero después de matar a miles de inocentes, algún día tienes que pararte a reflexionar, y pensar ¿Para qué?
      Por todo lo que hacemos en esta vida, en algún momento perdemos el interés. Imaginemos una vida eterna, yo la consideraría un castigo.
      Recuerdo un comentario de Javier Barden referente a su padre que sufría Alzheimer. En tono un poco de broma decía que lo bueno de esa enfermedad es que su padre se emocionaba cada vez que veía la película “Cantando bajo la lluvia” porque cada vez, era como la primera. Eso me hizo pensar que sin embargo sería un castigo y una tortura verla millones de veces. Así se siente mi vampiro cada día.

      Un abrazo compañero.

      Eliminar