lunes, 20 de julio de 2015

Cuernos

https://oscarryanblog.wordpress.com/


14 comentarios:

  1. Una tremenda venganza. Me has dejado de piedra. Pensaba de verdad, que el marido tenía una mente muuuuyyyyy abierta. Genial. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María.
      La verdad es que tenía la mente muy abierta y fria para planificar su venganza...Jajaja.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Excelente relato. No voy a entrar en juicios sobre las decisiones y los actos de los personajes. Es un relato terrorífico y está narrado con maestría. Perfecto.
    Abrazo, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias compañero.
      Evidentemente la reacción de Cesar es desproporcionada totalmente, pero me apetecia mucho hacer un final muy, muy, muy sangriento...jajaja.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. Nooo, me refería a las decisiones y actos de ella. César me ha parecido un hombre muy detallista y romántico.... Jajajajajaja

      Eliminar
    3. jajajaja... es que el otro día vi la pelicula los intocables de Eliot Ness, y me quedo grabada la actitud de Rober de Niro con el bate de beisbol. Aqui le sumas la escena del caballo en el Padrino, y 50 sombras de Grey.....y ya tenemos relato.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Cuando un relato es bueno (por más desquiciado que sea) no puedo evitar reír, y este relato me ha hecho soltar una buena carcajada, el final me pareció de lo más sádico. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jorge. Si, un poco sadico si es...Jajaja.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. No sé Oscar, quizás sea algo pacato. Creo que es muy difícil escribir desde el otro sexo, tan difícil como escribir siendo niño. Queda en entredicho la verosimilitud. El tema sin embargo, esta bien pensado y mejor su final. Un abrazo.
    PD: has usado "treintainueve", yo hubiera escrito "treinta y nueve" (verás que el corrector no lo marca), pero buscado en el diccionario no da ninguna acepción ¿Que opinas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos.
      Creo que tienes razón con lo de treinta y nueve, yo siempre lo he escrito treintainueve, es posible que sea un reflejo de mi idioma materno que es el Catalan.
      Gracias por el aviso, lo mirare.
      Un saludo

      Eliminar
  5. Muy buen final Oscar, de los que me gustan. Ya me parecía raro que un hombre sea tan dadivoso. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. Gracias Mendiel. Es que somos muy simples y sanguinarios.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Pues que castigo para la casquivana de Amanda y para los tres amantes,
    yo no los hubiera matado solo los hubiera castrado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar Miguel.
      También hubiese sido una buena forma de venganza, pero para este final me inspire en la escena de la cabeza de caballo del padrino.
      Un saludo.

      Eliminar