lunes, 6 de julio de 2015

El Bar del Infierno

https://oscarryanblog.wordpress.com/

20 comentarios:

  1. me encanta Oscar, jajajajajaja, lo que dió de sí tu publicación de ayer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaj, a medida que hablabamos se me fue ocurriendo este corto.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. jajaja, qué bueno Óscar. También creo que las personas como Amy, aunque parecieran endemoniadas, son buenas. Muy curioso y lo de Sinatra me ha impresionado, jaja. Muy original. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana Lía.
      Queria plasmar la diferencia entre dos tipos de "Malotes"
      Unos disfrutan de los escesos, y los convierten en placer como Sinatra, y otros como Amy viven atormentados, y los escesos no hacen más que hundirles en el pozo.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Solo me queda decir una cosa: quiero ir a ese bar. ¡Me encanta! A ver como lo hago, porque quiero ser del tipo dos. Ummmm buscaré maldades que hacer, jejeje. Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja...Si, María, te guardamos un sitio.
      Recuerda que para ser del grupo dos, no solo hay que hacer maldades, tambien hay que disfrutar haciendolas.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Oscar, muy bueno, me ha gustado mucho. Vaya con Sinatra, el demonio se habrá arrepentido mil veces de llevarse su voz al infierno! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja... Gracias Ramón.
      Es que a Sinatra no le lleva la contraria ni el mismisimo diablo.
      Un saludo

      Eliminar
  5. Jajajajja un relato genial, Oscar!! Tu teoría sobre los infiernos y los diferentes tipos de condenados bien vale un ensayo más profundo, es muy ilustrativa!! :D

    Menuda panda de "bebedores sociales" que se juntó aquella noche en el bar. Cuánto talento y cuánto alcohol debió correr por allí en aquella ocasión jajajaa.

    Me ha encantado, gracias por compartirlo con nosotros :)

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Julia por leerlo.
      Un Bar en el que hay que estar si o si...yo no me lo pierdo...jajaja
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Diablos, diablillos y pobres diablos, combustible, diversión y pena. Litros de alcohol corriendo por las venas. Un magnífico relato, Oscar. Absolutamente genial.
    ¡Abrazo, compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me abrumas colega.
      Celebro muchisimo que te guste.
      Un abrazo Edgar.

      Eliminar
  7. Oscar te pido, no, exijo encarecidamente que me hagas una reserva desde este momento. No vayan a acabarse las vacantes en ese bar así como el whisky de Mr. Sinatra. Soy del tipo 2. Ahi nos vemos. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te tengo guardada una silla en mi mesa, no te preocupes.
      Ah...por cierto, Satanas ya ha traido más cajas de Jack Daniels. Es que Frankie lo tiene acojonadito.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Saludos Oscar, la lectura de este relato me ha recordado una historieta de S.King, cuyo nombre no recuerdo ahora mismo (la vi en la serie de tv "Pesadillas y alucinaciones") y en la que una pareja terminaba en el paraíso del rock&roll, donde los residentes eran en gran parte rockeros muertos que cada noche daban conciertos.

    Recuerdo al margen, me ha gustado la forma en que has desarrollado esta historia, y estos días exploraré más tu blog, ya que hoy ha sido el día en que me he.."tomado mi primera copita en tu bar literario" :)

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario José Carlos.
      Esa historia que mencionas no la conocia, pese a ser un gran admirador de Stephen King.
      De nuevo gracias amigo.
      Un saludo

      Eliminar