miércoles, 22 de julio de 2015

Vas a morir


Otro maldito mensaje anónimo. Desde hacía una semana no paraba de recibirlos. ¿Quién demonios seria? Siempre el mismo texto, “Vas a morir”.

Al principio lo tome como una broma, sin embargo con el tiempo, empecé a sentir miedo, mucho miedo. Si se estaban tomando tantas molestias, sin duda había algo de verdad en esas amenazas.

Desconfiaba de todo el mundo, del conserje, de mis compañeros de trabajo, de cualquier vecino que me cruzase por las escaleras. En la ciudad no estaba seguro, partiría a la cabaña del lago de mis padres, nadie sabía dónde estaba, solo yo. Sería mi fortaleza.

Ayer estaba aterrado, ahora estoy tranquilo, me gusta sentarme en el porche al calor del sol, completamente solos mi sombra y yo. Levanto mis brazos para desperezarme y me doy cuenta de que ella no imita mis gestos. ¿Cómo es posible? Muevo mi pierna, pero mi sombra permanece impasible mirándome desde su oscuridad. De pronto cobra vida propia y siento como sus garras se posan en mi cuello.

Que imbécil he sido, ahora lo entiendo, voy a morir a manos de mi propia sombra.


 CONCURSO DE MICROCUENTOS "MICROTERROR III"

http://elcirculodeescritores.blogspot.com.es/2015/07/concurso-de-microcuentos-microterror-iii.html








 http://elcirculodeescritores.blogspot.com.es/

38 comentarios:

  1. siempre nos dejas con ganas de más, genial, Oscar

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias hermano.
    Estaba limitado por el concurso a 200 palabras...Jajaja.

    ResponderEliminar
  3. Nada mejor para una sombra con el objetivo de acabar con la vida de quien la proyecta que este se plante en un porche bajo el sol. Un original micro. Quien avisa no es traidor. Vas a morir... Sí, no hay escapatoria.
    Bravo, Oscar.
    Abrazo, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Edgar.
      Es que no te puedes fiar ni de tu propia sombra...Jajaja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Ja,ja,ja...Nadie está seguro de nada...realmente el micro hace honor al dicho de que no te puedes fiar ni de tu sombra, igual Oscar ya has encontrado el motivo.
    Original relato, bien contado.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Conxita.
      Si, el dicho es muy cierto...Jajaja.
      Un saludo

      Eliminar
  5. Jeje me he reído con el final por la sorpresa que me ha dado. Pues vaya con la sombra, que preciosa criatura jeje. Un abrazo ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ramón.
      Seguramente se cansó de vivir siempre a los pies del protagonista...Jajaja.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. El enemigo resultó ser el último del que hubiera sospechado, estupendo relato con un inesperado final, me ha gustado bastante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Felipe.
      La verdad es que no podemos estar nunca a salvo en ningún sitio. El pobre protagonista tampoco lo sospechaba.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Por más que corras no vas a poder eludirla. Tal vez a las doce del mediodía, cuando el sol está en lo más alto. Me vas a tener hoy todo el día moviendo los brazos. Más me vale que me acompañe en el movimiento. Muy bueno, muy bueno. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ragnar. A alguna hora en concreto, puedes estar relativamente a salvo, pero nunca la puedes dejar atras...Jajaja.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Vaya, el asesino lo llevaba con él todo el tiempo. Qué raro que la oscuridad fuera su mayor aliada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María.
      Nustra sompra sientre esta con nosotros preparada para matarnos. Aunque no la veamos, no podemos relajarnos, te aseguro que esta ahi.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Respuestas
    1. Muchas gracias. Celebro que te haya gustado.
      Un saludo

      Eliminar
  10. Genial micro, Oscar. Muy bien logrado. El peor enemigo siempre es uno mismo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Gracias Federico, sin duda alguna. Nadie puede hacernos tanto daño como nosotros mismos si nos lo proponemos. Un abrazo

      Eliminar
  11. Fantástico micro, Oscar. El enemigo en casa.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Skuld.
      Más cerca imposible...jajaja.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. No hay nada más traidor que una sombra. Mira, la mía se proyecta joven, guapa y delgadita. Será!... quiere ser la prota y que la miren solo a ella. Muy bueno Oscar. Me ha gustado mucho. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja...Muchas gracias Mercedes.
      Las sombras son muy envidiosas.
      Un abrazo

      Eliminar
  13. ¿Quién es capaz de escapar de sí mismo? ¿Y de su propia sombra? El hombre tenía los días contados desde el primer mensaje de aviso, e ir a la cabaña y sentarse al sol no le ayudó para nada, de hecho, instó a la sombra a llevar a cabo su plan.
    Saludos, Oscar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El probre no podía ni imaginarselo. ¿Quien sospecharia de su sombra?
      Gracias por comentar.
      Un abrazo

      Eliminar
  14. Un mensaje directo, aunque subjetivo a mi parecer.
    En mi opinión es cosa obvia el hecho de que vamos a morir, todos lo hacen, y lo seguiremos haciendo nosotros. Es natural, pues.
    Yo me sorprendería si me llegase un mensaje diciendo "no morirás" y me inquietaría si agregase "jamás".
    Muy buena la escena funesta.
    Saludos, hombre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Alejandro.
      La verdad es que tienes razón, el mensaje no dice nada que no sepamos. Morir vamos a morir todos...Jajaja.
      Un abrazo

      Eliminar
  15. Qué terrible asesino ese del que no hay forma de escapar.
    Muy original.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar Mar.
      Ciertamente no se puede escapar de él...jajaja.
      Un saludo

      Eliminar
  16. Y luego... ¡Aiiix! ¿Qué paso luego? Porque... Ya empiezo con mis películas mentales de que la Sombra se apoderó del cuerpo, pues se encargó de asesinar al Alma... Y... ¿Un cuerpo sin Sombra?
    ¡Muy Chuliiiiiiii!
    ¡Besines, Oscar! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar Campanilla.
      La sombra asesinó al cuerpo, y se convirtio en el ente principal.
      Las sombras viven en un dimensión paralela, ellas nos consideran a nosotros como sus sombras, y nos odian porque nosotros nos creemos más importantes...Jajaja.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  17. Saludos Oscar, bueno tu micro e inesperado final, sin escapatoria el protagonista, tanto nadar para morir en la orilla como dicen :). Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mery por comentar.
      Disculpame el retraso en responderte. Estoy en otros temas ahora mismo, y estoy descuidando mi blog.
      Bendiciones también para ti.

      Eliminar
  18. ¡Genial!
    Nuestro peor enemigo,nosotros mismos.
    Me encantó.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lucia.
      Si, es cierto. Ademas es un enemigo del que no podemos huir.
      Una abrazo.

      Eliminar
  19. Las sombras siempre pueden darnos alguna que otra espeluznante sorpresa si dejan de ser un calco de nuestros movimientos. Un buen micro, saludos Oscar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y si encima es nuestra sombra puede ser nuestro mejor amigo, o nuestro peor enemigo.
      Gracias por el comentario amigo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Un asesino sutil y taimado del que nadie puede escapar....

    Qué ironía salir huyendo para acabar poniéndole las cosas tan fáciles!!

    Muy original e imaginativo, Oscar, me ha gustado mucho :))

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julia por el comentario.
      Sin duda no podemos escapar de nosotros mismos...Jajajaja.
      Un abrazo.

      Eliminar