miércoles, 12 de agosto de 2015

Desahucio

https://oscarryanblog.wordpress.com/


20 comentarios:

  1. Oscar, me ha encantado pero al mismo tiempo me dan ganas de estrangular a Manuelito. Y encima el cara dura, en vez de llevársela a su casa –qué menos si encima la desahucias, después de que ella ha dedicado parte de su vida a su cuidado, a que tuviera una buena niñez, a pagarle los estudios etc–, la deja mal viviendo en la calle. Ya lo dice el dicho, cría cuervos que te sacarán los ojos ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario Ramón.
      No le llamo hijo de P..A, porque encima estaria insultando a Celia. Pero CABRON si que le puedo llamar...Jajaja.

      Eliminar
  2. Me has dejado de piedra. Un relato magnífico, no solo por su dura crítica social y humana, que es en gran parte el corazón de la trama, si no por el verdadero corazón de la historia, el de la protagonista, una mujer que después de tanta lucha acaba siendo víctima incluso de aquello por lo que ha luchado, dota de alma al texto. Para rematar, en lo breve, que en este caso le da total sentido al dicho, es dos veces bueno. La manera de hilar a los personajes y sus consecuencias... Bordado con precisión y maestría. De los mejores relatos que te he leído hasta ahora.
    Abrazo, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Edgar compañero. Me dejas sin palabras.
      Celebro muchisimo que te haya gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Muchisimas gracias Carlos.
      Cierto, es muy triste, aunque no por ello menos real.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Es un relato que bien podría ser real, y por ello es más impresionante si cabe. Quizá Manolito tenga otro plan para rescatar a su familia, ya que la historia podría continuar por otro camino. Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sergio.
      Podría ser, sin embargo creo que Manuel solo piensa en si mismo, y en ascender en el banco como su idolatrado Rato.

      Eliminar
  5. Triste, dura y por desgracia de total actualidad.
    Besos, Oscar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Yayone.
      Si, es lamentable, pero es algo totalmente actual en nuestro despiadada epoca.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Ay por favor que final. Me has dejado con los pelos de punta. No logro entender que una persona deje abandonados a sus padres cuando ya no les hacen falta. Una buena historia que saca uno de los peores momentos del hombre. ¿Cuando aprenderemos?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar María.
      Respondiendo a tu pregunta, yo creo que no aprenderemos nunca.
      Hay gente que pese a que se lo des todo, siempre quieren más.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Muy buen relato, Oscar, precisión en el devenir de los hechos, presentación perfecta de personajes y critica social rotunda.
    un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Muchas graias Clara de verdad.
    Celebro que te guste.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Muy triste la historia Oscar, pero muy actual.
    Cuantos padres han perdido sus viviendas por avalar a sus hijos.
    La pena es el comportamiento de estos, dan ganas de llorar y gritar a partes iguales.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Irene por comentar.
      Vivimos en una sociedad que ya no se respeta ni se empatiza con los necesitados, solo con los triunfadores.
      Un abrazo

      Eliminar
  10. Uff, muy realista y muy creíble. Y bien escrito. Enhorabuena por tan buen relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Chari BR7.
      Cierto, lamentablemente es una historia que con más o menos similitudes de repite cada día.
      Los ricos ganan, y los pobres a la calle.
      Un saludo.

      Eliminar
  11. Uff muy fuerte el final de verdad me ha dejado de piedra :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jorge.
      Es una triste historia, pero por ello menos real.
      Un saludo.

      Eliminar