viernes, 14 de agosto de 2015

La apuesta


Noche de futbol, el esperado Derby enfrentaría a los dos equipos de Capital City.

— Lo vemos en mi casa —dijo Jeremías.

Pedro aceptó encantado. Una excelente cena preparada por Marta la mujer de Jeremías, y el placer de restregarle en la cara a su amigo la victoria de su equipo, no se podía rechazar.

El partido comenzó sin retraso.

—Marta, ¿Nos traes unas cervezas? —pidió su marido.

Ella odiaba el futbol, y a Jeremías cuando se ponía en plan hincha. Estaba deseando que terminase el encuentro e irse a la cama. En realidad ni se había arreglado para esa velada, vestía un simple camisón que dejaba a la vista sus bellos atributos femeninos. Aunque, no mostraba nada de su cuerpo que Pedro no hubiese visto anteriormente en la playa.

— En el descanso el Real Estatal ya le habrá marcado tres goles al Futbol Club Capital

—dijo Pedro.

Jeremías reía, quiso ponerle emoción al partido.

—¿Nos jugamos las motos? —preguntó.

Ambos sentían devoción por sus motocicletas, las niñas de sus ojos. Estaba tan convencido de ganarla, que quiso añadirle más emoción al juego.

—Y pasar una noche con mi mujer si quieres —dijo Jeremías.

Pedro y Marta se quedaron boquiabiertos. Marta se sintió indignada, sin embargo una ola de calor recorrió su cuerpo. Siempre había encontrado a Pedro muy atractivo.

— Por mi bien, mi moto contra tu mujer —dijo mientras lanzaba una picara mirada a Marta.

Ella se sonrojó, que la estuviesen tratando como un objeto era intolerable, pero muy morboso. Sintió un escalofrió al devolverle la mirada.

El encuentro continuaba cero a cero en el minuto cuarenta. Pero algo inesperado sucedió, el delantero del Estatal marco un gol desde el medio campo. Los gritos y los aplausos de Pedro molestaron a Jeremías.

“Bueno, pero no pueden marcar dos goles más en cinco minutos —pensó”.

Estaba muy equivocado, tras un penalti y un lanzamiento de falta, la primera parte finalizó con tres goles a favor del Real Estatal.

Jeremías pensó que todo acabaría en una broma, que Marta nunca accedería, “Es tan decente —se dijo”.

Pero lo que vio le sorprendió. Ella se acercó a pedro, y agarrando su mano la introdujo bajo su camisón, acercándola a su sexo, al mismo tiempo que lo besaba apasionadamente.

— Joder Jeremías, está muy mojada —dijo completamente excitado.

Ella introdujo sus manos dentro del pantalón de Pedro que ya tenía una gran erección.

—Ummm, que grande, hacía tiempo que no tenía una así para mi sola —le susurro Marta a su marido al oído.

Jeremías no podía creérselo, estaba completamente desconcertado, ni siquiera se había dado cuenta que la segunda parte había comenzado.

Marta cogió de la mano a Pedro y se lo llevó a su dormitorio.

—Cuando escuches gritar a Pedro no te preocupes, no será porque su equipo haya marcado goles. Por cierto vete a comprar tabaco que no hay. Aunque tú no lo sepas, me gusta fumar después de un buen polvo —.



FIN.


Relato presentado en:

 CONCURSO FANTASÍAS TEXTUALES



http://elcirculodeescritores.blogspot.com.es/2015/08/concurso-de-relatos-eroticos-fantasias.html



 http://elcirculodeescritores.blogspot.com.es/

46 comentarios:

  1. Una buena venganza de la mujer. No juegues nunca con una mujer, no sabes lo que puede llegar a pasar. Genial y muy sugerente. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María. Jeremías pensaba que su mujer no sería capaz… No infravalores nunca a un ama de casa…Jajaja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. No importa si el resultado cambia en la segunda parte.. El deseo de la mujer ha vencido sobre la estupidez de su marido y la lujuria de su "amigo". Una apuesta bien resuelta. Gran micro, Oscar.
    Abrazo, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias compañero.
      Realmente ella es la protagonista, y accede porque lo desea. En realidad es quien controla la situación. Los otros dos son meros secundarios.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Le salió el tiro por la culata a Jeremías y encima lo mandan a comprar el tabaco para celebrar el cobro de la apuesta. Jojojo. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja...Pues si, La pobre tenia un capricho. Bueno...Dos.
      Gracias Mendiel

      Eliminar
  4. Qué bueno! Me ha gustado el morro que le hecha Marta! Venganza con un buen disfrute...un saludo! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Hada.
      Imagino que estará ya cansada de las ocurrencias de su marido, y ha optado por darle un escarmiento, y de paso disfrutar de ello.
      Un saludo.

      Eliminar
  5. No me gusta el fútbol pero si hay apuestas tan sugerentes como esas quizás me aficione recién.
    Creo que el ganador en la apuesta es la mujer, ellas siempre obtienen lo que desean.
    Un relato estupendo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja...Gracias Francisco.
      Sin duda ellas siempre ganan.
      Celebro que te gustase el relato.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Muy bueno Oscar, no sabría decir si Jeremías me parece tonto o incoherente –sin ser un hombre posesivo, no me va el rollo de compartir a mi pareja en la cama– o me da pena. Y si, ella es la auténtica dueña de su destino, por lo que aprovecha la puerta abierta en consecuencia. Un abrazo compañero de letras ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ramón compañero. Lo dicho, ella es la autentica protagonista, como siempre lo son las mujeres.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. El que juega con fuego puede terminar por quemarse...

    Un buen argumento para el relato, Oscar, y una lección a tener en cuenta: hay que pensar un poquito antes de hablar jajajajaa.

    Me ha gustado mucho, muy morboso.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Julia. Como se suele decir, somos dueños de nuestro silencio, y esclavos de nuestras palabras.
      Un abrazo maestra.

      Eliminar
  8. Buena mezcla, fútbol y sexo, ambos son juegos apasionantes.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja...sin duda Yolanda, aunque yo no soy muy aficionado al futbol, a lo segundo.....
      Un saludo.

      Eliminar
  9. Un gran final que reivindica toda la situación.
    Un gusto leerte. Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar Diana.
      Celebro que te guste.
      Un saludo

      Eliminar
  10. ¡Otia! ¡Qué bueno!
    La verdad es que la situación tenía ahí su morbo... Y si, encima Jeremías ya no le daba Mimotes a su Mujer... Es lógico que Marta estallase en Fuego Artificiales ante la Apuesta...
    Aunque soy del Pensamiento de Ramón, de no compartir Pareja... Comprendo perfectamente ese Fuego que le subió por el estómago... ;P
    Pooor cierto... ¡Me encanta el párrafo del final! xDD
    ¡Besines Oscar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Campanilla por comentar.
      Supongo que una relación aburrida puede llevar a Marta a desear emociones.
      Un abrazo guapa.

      Eliminar
  11. Donde las dan, las toman. Muy bueno, Oscar.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mª Jesús.
      Muy cierto, donde las dan la toman.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. La venganza es un plato que se sirve frío.... o caliente :D
    Muy bueno.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Gracias Mar por el comentario.
    Jajajaja..En esta ocasión de sirvió muy caliente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  14. Respuestas
    1. Gracias por comentar Mercedes.
      Bueno, tienes razón. Digamos que a ella le pareció bien darle una lección a su marido.
      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Mmm, dulce venganza... Excelente idea Oscar!

    ResponderEliminar
  16. Me ha encantado, Oscar, ironía y venganza en un mismo plato, dos sabores exquisitos,

    un abrazo¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisimas gracias Clara. Celebro que ta haya gustado.
      Un abrazo compañera

      Eliminar
  17. Buen final para una mala jugada. Muy bueno abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja...Si, esa frase tuya lo resume a la perfección.
      Un abrazo Marijose.

      Eliminar
  18. Genial relato
    ¿No quieren fútbol y apuestas? pues apuesten y jueguen.
    Aunque al principio me ha "chirriado" como fémina esa apuesta de acostarse con la mujer, me ha encantado el escarmiento del gallito porque ella es la que decide y al marido ya no le quedarán ganas de hacer apuestas con su mujer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja...Gracias Conxita.
      La que verdaderamente controla la situación es la mujer. Los otros dos son meros comparsas pese a parecer que tienen algo que decir.
      Un abrazo.

      Eliminar
  19. Un relato muy fuerte e impactante porque lesiona la dignidad de la mujer. A ninguna le gusta que la ofrezcan para una apuesta, la cosifiquen y la traten como un objeto sexual.
    Han sido años de abusos, atropellos y degradación. Al final es ella la que se trata como tal.
    No sé como sería si a quien ofrecen para el intercambio sexual fuera al hombre y no con un prospecto con el que todo hombre sueña, ¿Cómo se sentiría él? ¿Lo consentiría?
    Solo cuando una se pone en el lugar del otro, puede ver desde esa perspectiva.
    Al final un relato que nos lleva a la reflexión sobre el rol de la mujer en la sociedad, sobre los valores y estándares preconcebidos, la venganza, la ética y lo moral.
    Creo que una mujer de verdad los hubiera mandado a freír espárragos a los dos.
    Estoy siendo muy honesta.
    Muy bien escrito.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primerísimo lugar LUCIA UO muchas gracias por comentar y dar tu opinión tan sincera.

      Es muy difícil de contestar en pocas líneas, por lo que me tendrás que perdonar por esta larga respuesta.

      En primer lugar me gustaría hacer referencia a mi artículo del 7 de mayo de 2015 titulado “Derecho a la presunción de Fantasía” http://relatosdemipequenabiblioteca.blogspot.com.es/2015/05/reflexiones-derecho-la-presuncion-de.html

      Añadiré una de las frases del artículo: “Se trata de narraciones que no tienen por qué ser reales. En prácticamente todas las ocasiones, todo es fruto de una fantasía, un juego, y como tal debería considerarse.”

      En segundo lugar, en mi opinión personal el relato no lesiona la dignidad de la mujer por diferentes motivos.

      1- Si se lee el relato, y se entiende (Aunque yo no lo he escrito con este mensaje) que el hombre trata a la mujer como un objeto obligándole a realizar algo que no desea hacer, entonces entendería que se puede lesionar la dignidad de “ESA” mujer, no del global de mujeres. Las generalizaciones son odiosas. He escrito relatos en los que un hombre es un asesino, ¿Entenderemos entonces que todos los hombres son asesinos?

      2- Si se lee el relato y se entiende (Aunque yo no lo he escrito con este mensaje) que se trata de una relación de dominación y por tanto eso lesiona la dignidad de la mujeres, no puedo estar más en desacuerdo. Las relaciones de dominación incluyen actividades “degradadoras” consentidas, y no son siempre del hombre hacia la mujer (Amo sobre sumisa) sino que también son practicadas por la mujer hacia el hombre (Ama o Domina sobre sumiso). Nunca pensaría en un relato sobre una Dominatriz que humilla a “UN” hombre que este relato ofende a todos los hombres, por lo menos yo no me sentiría ofendido.

      3- En realidad yo he escrito el relato pensando que la protagonista es ella, y que la propuesta del marido no es aceptada porque la realiza el marido, sino porque es que ella desea, y no por sentirse humillada, sino por hacer lo que le apetezca y darle una lección al “impresentable” de su marido. En realidad, si se lee entre líneas tal vez podría ser un hombre el que se sintiese ofendido por la generalización.

      Para casi finalizar, comentarte una anécdota sobre una gran reflexión sobre la igualdad de géneros que me hizo un profesor cuando yo era un niño.
      En clase de historia nos estaba hablando de Valentina Tereshkova, la primera mujer que había visitado el espacio exterior, y el profesor nos hizo una pregunta: ¿Es eso algo importante?
      Yo le conteste, que por supuesto, que sí, ya que era un hecho muy importante para las mujeres.

      Mi profesor me contestó que eso era una actitud machista, ya que si Valentina Tereshkova había visitado el espacio era solo una persona más en la lista. Lo que verdaderamente importaba era que ser humano había sido el primero, independientemente que hubiese sido hombre o mujer.

      De todos modos, para finalizar, me gustaría a nivel personal pedirte perdón si mi relato te ha ofendido.
      Un abrazo

      Eliminar
  20. Juegas bien con el suspense y con la idea de la mujer en principio vilipendiada que se toma su venganza. Con el final, elevas la temperatura, especialmente el de la cabeza de Jeremías, que debe estar a punto de estallar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar Alejandro.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  21. Saludos, como futbolero que soy me ha parecido una interesante forma de hacer emocionante ese partido, y la picardía de la mujer empezando a calentar en la banda con el marido delante ha sido de lo más llamativo. Me ha gustado en especial ese final, por lo de los gritos del amigo y por lo del tabaco. Un saludo Oscar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias José, te agradezco el comentario. En este relato la verdadera protagonista es ella. Me encanta que hayas cogido la ironía del comentario final.
      Un abrazo

      Eliminar
  22. Me ha gustado muchísimo. El giro que le has dado, de juego futbolístico a pasar al dormitorio, es muy divertido. ;)
    Un abrazo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Soledad. Celebro que te haya gustado. El giro demuestra quien manda en esa casa...jajaja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  23. !Qué bueno! Disculpa, soy nueva por aquí, acabo de descubrir tu blog.
    Me gusta lo que he visto, con tu permiso me quedo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el comentario.
      No necesitas mi permiso. Por favor, es un placer para mi que estes interesada en leer algo más.
      Un saludo.

      Eliminar
  24. Excelente relato, me encanto: paso de ser un ente a un objeto codiciado. Las mujeres no se han andan con chiquitas al enfrentar una situación así. Además es divertido, sexy y muy sugerente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar Myriam
      Aunque alguien piense en las mujeres como objetos, se equivoca. Vosotras sois las que decidís siempre lo que está bien y lo que está mal. Los hombres solo proponemos.
      Un abrazo.

      Eliminar