sábado, 12 de septiembre de 2015

Apocalipsis

https://oscarryanblog.wordpress.com/

16 comentarios:

  1. Literatura Z desde el punto de vista del zombi. Nos adentras en su mente, y somos testigos de sus pensamientos de hambre, de su miedo a estar solo, de su extraña resistencia. En un principio estamos confusos, y las escenas descritas son aterradoras, toda la ciudad vacía, nada más que con cadáveres y coches abandonados, pero las tiendas como si no hubiese pasado nada, gran detalle. Luego ya vamos comprendiendo qué le ha ocurrido ha este personaje, y al final se descubre de un modo sobrecogedor. La última frase es perfecta para el final.
    Un abrazo, Oscar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Ricardo.

      Sí, es exactamente como tú lo describes. Me ha gustado escribir tomando como protagonista al zombi. No es usual, siempre pensamos que un apocalipsis zombi, seriamos los humanos vivos los que merecerían sobrevivir, sin embargo según la opinión de los zombis, deberían ser ellos los que tienen derecho a la supervivencia. ¿Podríamos considerarlos como una evolución de la raza humana?

      El Australopitecos desapareció para dejar el mundo al Homo sapiens ¿No?

      Un abrazo, Ricardo.

      Eliminar
    2. Me ha sorprendido el giro. Es increíble cómo con las cuatro palabras del final ("muero por segunda vez") cambia totalmente la perspectiva del relato.

      Pequeño apunte: entre el género Australopithecus y Homo Sapiens hay unos cuantos homínidos pertenecientes, junto Sapiens y el recién descubierto Homo Naledi, al género Homo.

      Un abrazo, Oscar ^^

      Eliminar
    3. Jajajaja...Gracias por la aclaración Eduardo.
      Ya sabes que me queria referir al proceso evolutivo, y jugar con la cuestión ¿Son los zombis una proceso evolutivo? En ese caso los que deberiamos desaparecr seriamos nosotros, no ellos.jajajaja.
      Pura reflexión gratuita.
      Muchas gracias por comentar.
      Un abrazo Eduardo.

      Eliminar
  2. Interesante, en la forma de encarar la recta final me ha recordado a mi relato del espejo, y automáticamente he agradecido esa sorpresa final que has metido haciendo constar la naturaleza del protagonista. Es sin duda una buena óptica la que has escogido para abordar este relato, me ha gustado.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias José Carlos.
      Si, es posible que estuviese influenciado por el final de tu relato. En ocasiones nos puede pasar inconscientemente "Tomar" ideas de otros autores.
      Si dicen los nutricionistas "Somos lo que comemos", de los escritores yo diría "Somos lo que leemos"

      Referente a este tema, escribí una reflexión sobre el mundo de las ideas.
      http://relatosdemipequenabiblioteca.blogspot.com.es/2015/05/reflexion-el-mundo-de-las-ideas.html

      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  3. Un final inesperado, sin duda!! Tu relato viene a demostrar que todo es cuestión de puntos de vista y que hay que escuchar todas las versiones de una misma historia. Muy bueno, Oscar!!

    Un abrazo y feliz domingo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julia. Por supuesto, todo en esta vida es cuestión de puntos de vida. Tienes razón.
      Un abrazo, y feliz domingo a ti también.

      Eliminar
  4. Siempre me he preguntado qué se sentira ser un zombie, sin mente y sin voluntad...
    Bueno, si me disculpan debo tomar mi celular y revisar Facebook para centésima vez hoy...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja...Tu mismo lo has dicho Jorge.

      Muchas gracias por comentar.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. ¡Qué buena idea! La otra cara de la verdad. Me ha gustado mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario María. "La otra cara"...Ellos también tienen derecho...Jajaja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Muy bueno Oscar, conciencia y percepción de un zombie. :)
    La parte de que se moría de hambre y todo aquello le daba asco.. ya me ha hecho sospechar un poquito.. jeje
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja...Gracias Irene.
      Claro, la comida normal no le gustaba...El busca otro tipo de alimentos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Sinceramente, con el título y la segunda frase he intuido que estabamos en presencia de un zombie desorientado (podría haberse tratado de una sencilla perdida de la memoria, pero mi imaginación y el hecho de saber que en un relato de tu autoría seguramente habría gato encerrado...) Aún así me ha parecido un micro muy original y entretenido. Lo que no me esperaba es el desenlace, el momento del disparo y esa frase, muerto por segunda vez. Grande, Oscar.
    Abrazo, compañero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja...Me lo creo Edgar. Además como bien dices ya conoces las vueltas que me gusta dar a los finales,,,Jejeje.
      Gracias por el comentario compañero.
      Un abrazo.

      Eliminar