lunes, 9 de noviembre de 2015

El Opium del pueblo


     Florentinus Caelius saludaba desde su tribuna al público que abarrotaba el Coliseo. Tanto patricios como plebeyos se mostraban exultantes ante la emocionante jornada prometida.

    Los puestos en las inmediaciones vendían banderines, bufandas, y togas con los colores de sus gladiadores favoritos a algunos espectadores rezagados.
  
    Dentro del Coliseo, los adinerados patricios comían fantásticos palmetums comprados en el servicio de catering, mientras los plebeyos los observaban envidiosos. Había diferencias de clases, aunque bastaría que saliesen al campo los gladiadores, para que estas desaparecieran, unificando a todos los asistentes en una sola masa, “Burregum masae”.

    Los gritos y aplausos ensordecedores se escucharon en toda la ciudad de Roma en cuanto empezó el espectáculo. Era una tarde mágica, irrepetible. Los dos mejores gladiadores del mundo estaban en la arena. Christianus Gratius y Mesianus Villius saludaban a sus respectivas aficiones.

    Mesianus poseía cuatro “Espadas de Oro”, magníficos galardones concedidos por la federación de gladiadores, la “Fifium”. Christianus solo tenía tres, pero estaba convencido ya no tan solo de ganar su cuarta “Espada de Oro”, sino también de ganar otra más, y superar a su eterno rival.

    —Siiiiiiiiiiiiii —gritó en la última entrega de premios, mientras Mesianus le observaba con semblante serio.

    Los aficionados de los dos gladiadores ya se lanzaban insultos unos a otros en las gradas.

    —Mesianus es el mejor de mundo —gritó un patricio.

    —Y una “Mierdum” —le contestó otro.

    El rugido del público disminuyo cuando los gladiadores se acercaron el uno al otro para ofrecerse los protocolarios saludos de rigor.

    —Cuidadito no vayamos a hacernos daño —dijo Christianus.

    —Descuida, a ninguno nos interesa. No olvidemos que esto es solo una comedia para que disfruten estos infelices —añadió Mesianus estrechando fuertemente la mano de su contrincante.

    El Cesar anunció el inicio del combate, lo que provocó la explosión de alegría de todos los presentes.

    Mesianus embistió con su espada dando un fuerte golpe en el escudo de Christianus. El estacazo retumbo en todo el Coliseo.

    —Despacito —dijo Chistianus al tiempo que lanzó una estocada rozando el brazo derecho de su rival.

    Ambos tenían muy claro que deberían dar un buen espectáculo, pero también que ninguno debería salir lastimado. “Por Júpiter que no me interesa lesionarme —pensó Mesianus”.

    El público animaba a sus favoritos durante la lucha. Aquello era digno de ver, como se movían, la maestría de sus golpes y su fuerza física. Sin duda bajo el cielo de Roma estaban los dos mejores gladiadores del imperio.

    Uno de ellos desarmó con gran habilidad a su oponente. Miró hacia la tribuna esperando que el emperador Florentinus le ofreciera la señal convenida de antemano.

    Como no podía ser de otro modo los dos gladiadores salieron del Coliseo sanos y salvos. El precio de sus fichas era demasiado elevado para que ninguno de ellos sufriese ningún mal.

    Christianus y Mesianus se despidieron efusivamente en la intimidad de los vestuarios. En breves instantes volverían a sus lujosas villas romanas con sus vírgenes vestales, conduciendo sus fabulosas cuadrigas valoradas en millones de sestercios.

    En las inmediaciones del Coliseo, un grupo de aficionados de uno de los gladiadores apaleaba a dos indefensos seguidores del otro.

    —Es el mejor del mundo —gritaba un patricio mientras clavaba con saña su daga en el estómago de un joven.


"Infelix morituri te salutant dum gladiatoribus frui vita ".



 Relato aportado en el Círculo de Escritores. Edición RELATOS "GLADIADORES"
 http://elcirculodeescritores.blogspot.com.es/2015/11/concurso-de-relatos-gladiadores.html#comment-form

47 comentarios:

  1. Podría pasar por cualquier momento de la realidad actual deportiva. Increíble la de cosas que mueve el "deporte".
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que aunque pasen de siglos de evolución hay cosas que nunca cambiaran
      Un fuerte abrazo, María.

      Eliminar
  2. Que buen relato Oscar, muy divertida la comparación con Messi y el guapote de CR7. No se de fútbol pero si de chismes de algunos futbolistas. XD
    Desde esos tiempos el estado le ha dado al pueblo Pan y Circo para tenerlos tranquilos, claro que el pan queda más en estos "gladiadores", toda una panadería diría yo.
    Es una pena que la violencia venga ya, en la afición, desde el coliseo romano.
    Me gustó mucho.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Tania por comentar.
      La verdad es que en las rivalidades, los peores golpes se los llevan siempre los aficionados. Los gladiadores no dejan de ser unos niños mimados.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. jajaja rotunda y divertida crítica de todo lo que rodea en la actualidad al deporte del fútbol, con unos protagonistas que no se por qué se me hacen conocidos. Muy bueno Oscar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay cosas que no cambian por mucho que pasen los años...Jajaja.
      Gracias por comentar Jorge.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Si señor! podría tratarse de un relato metafórico totalmente. Lo he tenido que leer tres veces ni más ni menos para sacarle partido a todas las frases, nombres y trapicheos en pista( en arena)
    Aquí todo se basa en la pura pantomima, y en las apariencias "cuanto tienes es cuanto vales" y el tratar al público de infelices.
    El que "siga el juego" a estos memos del pan y circo, fútbol y toros está perdido... a algunos más afortunados nos da por seguir los pasos de Plauto,Apuleyo, Ovidio o Petronio.
    ¡Lástima esté fuera de concurso! pues es francamente bueno.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias amigo. Celebro que haya parecido interesante. La verdad es que yo no soy mucho de futbol, por eso las disputas sobre quien es mejor, me generan el mismo interés que descubrir la fauna transiberiana en los días de otoño en que no brilla el sol, pero se alcanzan los veinticinco grados…Jajajaja. O sea, absolutamente nada. Aunque reconozco que me hacen gracia las disputas de bar donde parece que dos “hombres” se van a matar por defender a unos niños ricos consentidos.
      Estoy contigo, prefiero mil veces el peor de los libros que el mejor Derby. A no ser que hablemos de zapatos (Derby es un tipo)
      Un fuerte abrazo, Francisco.

      Eliminar
  5. Una genial crítica, con un toque de humor que me ha encantado. Menuda imaginación. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chari, pero no es imaginación. El merito no es mio. Es de los forofos que discuten en los lugares publicos, y que hacen que me pregunte el nombre del imbecil que dijo que en la tierra habia vida inteligente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Muy divertido relato Óscar. Christianus es el que más espectáculo da, por supuesto jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sergio.
      Jajajajaja...la verdad, es que tanto monta, monta tanto Isabel como Fernando.
      Ellos con sus millones, y yo con mis achuchones....Por mi como si se los F_ll_ un pez a los dos...jajajaja.
      En serio, gracias por el comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. Y sigue pasando, tal cual, con otros espectáculos pero siempre es lo mismo. Felicitaciones Óscar. Buen relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Andrés. Pasó, esta pasando, y pasara.
      Como dije al finalizar el relato, "Infelix morituri te salutant dum gladiatoribus frui vita ".
      Un saludo.

      Eliminar
  8. Por qué será que tantas cosas de este relato me suenan actuales... Yo creo que igual que en las modas, en el deporte todo vuelve :P

    Muy bueno, Oscar. Divertido, crítico, irónico y muy imaginativo. Me ha encantado!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Julia por comentar.
      Todo vuelve, y el fanatismo no podía ser menos. Dicen que el ser humano es el unico animal que tropieza dos veces con la misma piedra...Algo tendra de verdad esa afirmación.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  9. Hay muchas, demasiadas, cosas que por desgracia no han cambiado y posiblemente no cambiarán jamás. Pan y circo, o futbol, o reality shows, qué más da. La brutalidad, el fanatismo, el enfrentamiento y la diversión mal entendida, etc., etc.
    Aun así, yo soy más de Mesianus que de Christianus, jeje
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto Josep. Pan y circo y el pueblo distraido. Los dirigentes te enseñan una mano para que mires y te distraigas, mientras con la otra te roban la cartera.
      Te digo lo mismo que a Sergio...Por mi como si se pudren los dos enterrados en sus fajos de billetes...Jajaja.
      Ahora en serio, muchas gracias por comentar.
      Un saludo.

      Eliminar
  10. Aunque en este relato no hay la sangre típica de las auténticas grandes películas en la materia, sí que a su manera se hace sangrar a la sociedad con la crítica oculta en la misma, cristalizada en los dos gladiadores de moda, y que no representan más que una pantomima. Fíjate que soy muy futbolero Oscar, pero nunca me han caído bien ni uno ni otro de los personajes aquí representados, ni todo lo mediático que arrastran (alguno incluso con un estrecho vínculo con Hacienda jaja).

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar amigo.
      No te preocupes, con lo ganan estos dos en un par da anuncios de calzoncillos o de natillas, seguro que montábamos una película de romanos de alto presupuesto.
      Respeto muchísimo que seas futbolero. La verdad es que en el fondo de mi ser lamento que no me interese absolutamente nada. Sin duda algo me estoy perdiendo.
      Pero bueno, más perdimos en la guerra de Cuba y volvimos cantando…Jajajaja.
      Un fuerte abrazo José Carlos.

      Eliminar
  11. Es buenísimo Oscar!!! ;)
    Pero divertidísimo de verdad, me ha encantado.
    La realidad del deporte, y de sus niños mimados. Como repercute en la afición, mientras ellos se relajan en sus villas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es exactamente el mensaje sintetizado a la perfección.
      Gracias por comentar Irene.
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. ¿No se puede votar al relato extraordinario del mes? jejeje humor+crítica social= pampiroladas sonriente. jeje ;)
    Me ha encantado, cómo no. :)
    Un abrazo, Oscar Ryanus. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Muchas gracias Soledarum.
      ¿Si perdemos el sentido del humor que nos queda?, y si además perdemos nuestra visión crítica de la sociedad nos convertimos en autómatas, fieles, dóciles, sin rigor. Unos fieles esclavos para nuestros líderes. Que no cuenten conmigo ni de coña…jajajaja.
      Una abrazum.

      Eliminar
  13. Jajajajaja, el Clasicorum trasladado al Coliseum. Muy divertido, Óscar. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fernando.
      Hay cosas que no cambian ni con el paso de los siglos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Por alguna muy extraña razón tu relato me recordó al fútbol ja ja ja.
    Magnífico relato.
    Un abrazo colega.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Felipe, amigo.
      Si, sí que hay algo de futbol…Jajaja. Me has pillado.
      Celebro mucho que te haya divertido.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. xDDDD
    ¡¡Me ha encantado, Óscar!! Me da a mí... ¡¡Que se lo voy a tener que leer a mi Hermano!! ¡¡Que es CR7 tatalitusssss!!
    ¡Buah! A mí no me gusta nada el Fútbol, de hecho, solo veo "partidos importantes" y es por el cachondeo de juntarme con los Colegas y hacer el ganso, por motivos distintos a los habituales ;P Peeeero... De ver algunas veces las Noticias sí que conozco el pique entre estos dos Gladiadores del Balón...
    ¡¡Genial Crítica!! #SeSabe
    ¡¡Besoteeeeees!! ;)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar Campanilla.
      Léeselo a tu hermano, pero no dejes que se peleé con los patricios...Jajaja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  16. ¡Y una Merdium! Jajajaja... Genial crítica del circo del pueblo, mejor puesta en escena. Un relato cojonudo, cojonero y acojonante, Oscar.
    ¡Abrazo, compañero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mierdum, perdón!... Mi latín flojea... Jejeje

      Eliminar
    2. Muchas gracias Edgar.
      Psan los años pero todo sigue igual.
      Un abrazo, compañero.

      Eliminar
  17. Jeje, me ha recordado los combates de lucha libre! Muy divertido, Oscar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar Paola.
      Tienes razón en cuanto a lo de la lucha libre, solo que al menos todos saben que es en gran parte teatro. En otros deportes, ni se lo imaginan.
      Un abrazo

      Eliminar
  18. Muy mordaz Oscar. El relato puesto al servicio de una crítica social que aun sigue vigente en nuestro presente, llámese fútbol, boxeo, carreras de caballos, peleas ilegales con perros o gallos o lo que se le ocurra a quien lo abale. Y el uso de ese latín le añade el toque irónico perfecto.... jajaja... para que luego digan que el latín es una lengua muerta... ¿y el juego que da? ;D
    Te dejo el mío, por si lo quieres leer: http://fotoalquimiada.blogspot.com.es/2015/11/flamma-el-barbo.html
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sonia por tus palabras.
      Si, hay mucha critica social en este texto. No entiendo las peleas entre aficiones.
      Un abrazo

      Eliminar
  19. Sensacional relato, Oscar. En lo esencial hemos evolucionado poco.
    Abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mª Jesús. Poco muy poco sin duda hemos evolucionado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Saludos Oscar, muy buen relato, sangre y muerte dentro y fuera de la arena. Éxitos y bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar Mery.
      El problema es que suele haber siempre más sangre fuera de la arena.
      Un abrazo.

      Eliminar
  21. Muy actual este relato de la antigua Roma. Hay cosas que jamás cambian. Besos amigo.Buenísimo relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mercedes, amiga.
      Sin lugar a dudas, hay cosas que no cambiaran nunca.
      Un abrazo.

      Eliminar
  22. Mañana, en 22 de noviembre, hay elecciones en La Argentina.
    Léase "...hay contienda en la arena política de..."
    Esperemos que de puntazos nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, mucha suerte a todos los Argentinos. Ojala todo vaya estupendamente.
      Un saludo.

      Eliminar
  23. Excelente metáfora, Oscar. Ni más ni menos que la realidad actual de algunos deportes que solo adormecen el pensamiento y acicatean la violencia! Un abrazo
    Mirna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mirna.
      La verdad es que mientras el pueblo este contento con pan y circo, o perritos calientes y futbol, toda la atención estara desviada de lo verdaderamente importante.
      Un abrazo.

      Eliminar