jueves, 10 de diciembre de 2015

La mano negra también fue a EGB


     Los más jóvenes posiblemente no entiendan nada de esta reflexión, pero si tu perteneces a la generación del Baby Boom, españoles nacidos entre los años sesenta y los setenta, seguro que recuerdas de lo que estoy hablando.

     Si alguna vez has discutido sobre las diferencias entre los videos beta o VHS, has enrollado una cinta magnetofónica con un bolígrafo bic, crees que Mazinger Z es el robot más poderoso del planeta, sabes que Niebla es el perro de Pedro, el compañero de Heidi, y que Marco se recorrió medio mundo para encontrar a su mama, te diré una cosa.

     —Ya no eres un niño…Jajajaja.

    Hemos tenido nuestras ventajas por supuesto. Solo citare una sobre la que un día hare otra reflexión. ¿Te acuerdas de la sensación de libertad que daba el poder salir de casa, y que nadie te pudiese llamar por teléfono? Si amigos, en aquella época los teléfonos tenían cable, y las personas podíamos desconectar. Si alguien quería hablar contigo dejaba un recado en tu casa, y al volver, si te apetecía le llamabas. Recuerdo que me sabía de memoria los teléfonos de toda mi familia, amistades, etc. Hoy en día si recuerdo más de tres o cuatro ya me puedo considerar afortunado.

     Pero lo dicho…Eso para otra reflexión.

    Hoy tras leer un relato de mi amiga Chari en su blog “La voz de las olas” que hablaba sobre una leyenda de su infancia llamada “La mano fantasma” le hable de “La mano negra”. Chari me ha insinuado que podría explicar un poco en qué consistía esa leyenda urbana, así que ni corto ni perezoso me dispongo a explicarlo.

    Allá por los años setenta del siglo pasado, había un plan educativo denominado EGB. Toda una generación crecimos compartiendo una serie de referentes, inquietudes, y por supuesto leyendas.

   Dicen que la mano negra se aparecía en los baños de los colegios. Cuando los niños estaban sentados en la taza del inodoro, esta salía lentamente por tu espalda y te estrangulaba. Si no recuerdo mal había también una manera de invocarla, consistía en tirar tres veces de la cadena de la cisterna.

   Según se hablaba, el origen se remontaba a la historia de un criminal al que le habían amputado la mano. Era tal la sed de venganza de esa mamo zombi, que continuaba vagando por las alcantarillas colándose por las tuberías en busca de inocentes niños para matarlos.

  También años después alguien me explicó que todo estaba inspirado en una organización anarquista andaluza de finales del siglo XIX, que realizo actos violentos y asesinatos. Casualmente también se llamaba “La mano negra”.

   Sea como sea, el hecho es que aterrorizó a muchos niños y niñas de mi escuela.

  Si has entendido de lo que hablo, solo me queda decirte que…TU SI QUE MOLAS, TRONCO, GRACIAS POR ESTAR AL LORO Y ENROLLARTE.



16 comentarios:

  1. Me he perdido a partir de EGB Jajajaja :) Pero, por ejemplo, yo sí que he enrollado con un boli bic una cinta, sí sé que Niebla es el perrito San Bernardo de Heidi y que Marco daba mucha penita. Lo de Mazinger Z se lo oigo a mis padres y esas cosas... (nacidos en 1962-63).
    La infancia es un divino tesoro y la generación de 1993 ha sido de las últimas en tenerlas de verdad con dibujos, juegos y muchas cosas que valían la pena. Ahora los niños quieren crecer demasiado deprisa y se equivocan.
    Un saludo Oscar Ryan ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar Rachel.
      Sin duda hay cosas como las que citas que saltan de alguna generación a otra.
      Estoy de acuerdo, no hay que tener prisa. Hay que saborear la infancia sin correr para ser mayor, porque si no se hace así, cuando creces y te das cuenta de que ya no eres un niño, es demasiado tarde.
      Otra cosa es, la gente de más de treinta años que aun siguen comportándose como niños, pero entonces ya entraríamos en síndromes como el de Peter Pan...Jajaja.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¡¡¡Qué bueno, Óscar!!! Me he encantado, todo narrado de forma tan ágil y cómica. Te agradezco un montón esta entrada, me lo he pasado en grande leyéndote, será porque YO TAMBIÉN FUI A EGB, jajaja.
    Un beso enorme, y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro mucho que te haya gustado Chari, de verdad.
      No se, en mi ciudad en Barcelona, era muy común...Tal véz era solo aquí.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Pues soy de esa generación, pero esa leyenda no llegó a mi cole. Jijiji
    Pero me ha encantado leerla.
    Un besillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya María. Pues como le he dicho a Chari, tal véz se trate de algo en mi localidad. Te aseguro que en Barcelona, era una leyenda urbana muy extendida, no se si en otras ciudades españolas también conocian a "La mano Negra"...tendre que investigar...Jajaja.
      Un abrazo, amiga.

      Eliminar
  4. Jajaja, me ha gustado mucho esa reflexión. Oscar. Yo formo parte de la última generación que cursó la desaparecida EGB, específicamente, de los últimos que la cursaron entera hasta octavo. En mi clase los niños ya estaban adelantaos, jaja, lo que dice Rachel es muy cierto, hay gente que crece muy deprisa. Yo mismo lo intenté y no lo conseguí, jaja, por fortuna ; P

    pd:TrOnCo, EsE OsCaR, CoMo MoLa Se MeReCe UnA OlA Ueeeeeeee ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya Ramón…Así que por los pelos te pilló la EGB ¿No?
      Sí, hay que vivir cada etapa de nuestra vida sin renunciar a sus pros ni sus contras. Si no te comportas como un niño cuando lo eres, añoraras serlo de mayor, y querrás recuperar el tiempo perdido… ¿Cuántos maduritos con uniforme de quinceañeros solemos ver a diario?, seguro que de niños no querían parecerlo y eran los “malotes” de su clase.
      Gracias por comentar.

      Eliminar
  5. Querido Oscar -esto parece el inicio de una carta como las de antes, cuando no había orto sistema para comunicarnos en la distancia aparte del hilo telefónico-, yo soy una década mayor que tu y recuerdo perfectamente (cómo no) todo lo que mencionas y quizás podría añadir a la lista de "rarezas ancestrales" unas cuantas.
    Lo de la mano negra, referido a ese alguien que, no se sabe cómo pero si el por qué, evita o malogra tu objetivo, tuerce tu destino, etc, nunca he conocido el origen. Se suele decir que, por ejemplo, detrás de un fracaso ha habido con seguridad una mano negra (un poderoso, un político...) pero nunca me paré a preguntarme de donde venía esa expresión.
    NO creo que sea la mano negra que deambulaba por tu colegio, jeje, pero quizá sí ese grupo subversivo al que también te has referido, simbolizando un acto de rebeldía o ataque contra el orden establecido.
    Interesante y entretenida entrada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Barcelona, a 11 de diciembre de 2015

      Apreciado Josep Mª:

      Continúo en la línea de tu estilo epistolar. Hace mucho tiempo que no escribo una carta, concretamente creo que desde que estaba en la “mili”. Recuerdo escribirlas a bolígrafo, poner el papel en un sobre, pegar un sello, y enviarlas por correo. Luego solo me quedaba esperar unos días para recibir la respuesta. Prácticamente todas las que enviaba y recibía eran de mi novia por aquel entonces.
      Recuerdo abrir el sobre nervioso, o mejor dicho, romper el sobre, para leer ávidamente el contenido. La sensación de leer en papel, pudiendo tocar lo que había tocado ella, y como no, aspirar el aroma del perfume con el que mi novia había aromatizado la misiva, es algo que hoy en día a través del correo electrónico la gente no puede apreciar.

      En cuanto a la mano negra, tienes razón, es una expresión que usamos para definir a un poderoso desconocido que puede mover los hilos de las marionetas como nosotros.

      Atentamente suyo.

      Oscar Ryan

      Eliminar
  6. Que bueno Oscar y Gracias por recordarme que soy un poco mayor!! Jajajaja Me acuerdo perfectamente de esa sensación de ir al baño en el cole y estar acojonada por si la "mano negra hacia su aparición" Que buen ratito acabo de pasar leyendo tu relato!!
    Saludos :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar Virginia, lo de mayor no puede ser por ti. Las mujeres no se hacen mayores con el paso de los años, simplemente mejoran.
      Me alegra haberte hecho pasar un buen rato recordando el colegio.
      Gracias por comentar.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Yo estoy entre las que te entienden a la perfección, Oscar, y eso de que ya no soy una niña, me ha dolido jajajaja.

    Por más que hago memoria no recuerdo que en mi colegio hubiera leyendas de ese tipo, pero puede ser que me las perdiera o incluso que no las recuerde. En parte me alegro, porque con lo asustona que soy seguro que no habría entrado a los baños ni bajo riesgo de "estallido vesical" :P

    Ayyyy qué recuerdos me trae tu post... y todos buenos :))

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo que no eres una niña?.....Va, no digas eso…Jajaja.
      Pues según lo que nos dices de tu carácter, mejor que no llegaran a tu colegio, porque cuando eres niño te dan mucho miedo esas cosas.
      Me alegra haberte traído buenos recuerdos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Yo también subscribo la lista de recuerdos a los que añado memorables carreras de chapas en los recreos y las canicas de cristal que llevábamos en saquitos para competir con los compañeros. sobre la mano negra te diré que aquí en Madrid también se hablaba de ella como leyenda urbana, pero la autentica fue una organización anarquista muy violenta que estuvo operativa en Andalucía como bien has indicado, siendo gobernada España por Alfonso XII.
    Los servicios daban miedo, pero era por la falta de higiene, la ausencia de papel, que no era el de escribir precisamente, la escritura y los mensajes se podían leer a lo largo y ancho del estrecho receptáculo que se utilizaba como escritorio en vez de mingitorio.¡Si! y también hice la P... Mili.
    ¡Vaya recuerdos que nos traes a la memoria!
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí. Carreras de chapas y canicas, lo olvidé…jajaja.
      Me alegra que al menos en Madrid también conocierais la leyenda urbana de la mano negra, ya me estaba preocupando a ver si era solo una cosa de mi colegio.
      Es cierto, yo también pienso que se basa en la organización anarquista andaluza, supongo que alguien relacionó aquellos sucesos con un modo de dar miedo y empezó a difundir la leyenda.
      Aiiii, la mili, que historias para contar…jajajaja. Un día tengo que hacer una reflexión. Por cierto yo la hice en tu ciudad, en Madrid, en la carretera de Extremadura. RMING 1.
      Gracias por comentar, y un abrazo.

      Eliminar