lunes, 14 de diciembre de 2015

La pobreza es la excusa de los perdedores


     ¿Eres pobre? No me das ninguna pena, seguro que eres un vago sin remedio.

     La pobreza es la confirmación del fracaso como persona. Quienes no pueden disfrutar de unas semanas de sky en suiza, una buena regata en su velero, o conducir a doscientos por hora un Ferrari por la autopista, no saben lo que se pierden.

     Lo que me fastidia es que solo sabéis quejaros y criticarnos a los ricos. La culpa es vuestra, deberíais haber trabajado más duramente, y hoy seríais hombres de provecho como yo.

     Sí, es cierto que nací en una familia acomodada, pero eso no quita que me lo haya “Currado” como decís los pobres. Ya desde el colegio empecé a cosechar amistades que serían muy provechosas en el futuro. ¿Tú que hacías en aquella época, jugar en el patio de la escuela?

      Mientras tú pasabas las vacaciones holgazaneando en tu casa, yo tenía que acudir con mis papis a fiestas en Marbella, Baqueira, o Palma de Mallorca. Si, puede sonar divertido, pero conocer a gente importante y codearte con la Jet Set es primordial si quieres ser millonario.

     ¿Por qué te crees que me casé con Doña Ana de Sotomayor y Campo grande, porque la amaba? El amor es para los tontos, me uní en matrimonio con esa “momia” para consolidar mi posición social. Tú buscabas a una guapa, que seguramente a día de hoy ya será una gorda obesa en zapatillas y bata de boatiné. Yo me casé con la fea, pero a mis sesentaicinco años me acuesto con todas las modelos jovencitas de veintidós años que salen en las revistas. Tu nunca podrás ni acercarte a un pivon así, y mucho menos disfrutar de todas las fantasías sexuales que se hacen realidad para alguien como yo.

     ¿Por qué no trabajaste duro, vago patético?

     Ya con quince años me afilié a las juventudes del partido chachi. Pegaba carteles y acudía a mítines mientras tú mirabas la televisión. Con veinte años fui nombrado concejal de urbanismo de mi ciudad. No descansaba, constantemente me esforzaba por recalificar terrenos y perseguir a los contratistas para cobrar las comisiones que me había ganado.

      Con tan solo treintaicinco ya era ministro de industria. Privaticé todas las empresas públicas para sanear el país. ¿Qué hacías tú por la patria? El que fueran adquiridas a precio de saldo por mis amigos fue una pura casualidad. ¿Cómo te atreves a criticarme?

     Tras años dedicados al servicio público, decidí empezar una aventura en el sector privado. Ya estaba bien de luchar por los demás, debía empezar a pensar un poco en mi mismo. Curiosamente una de mis amistades que había adquirido el grupo energético Frendosa, me ofreció un cargo en el consejo de administración. Trabaje duro de sol a sol para demostrar mi valía, algo que vosotros los desarrapados no habéis hecho nunca.

     Al final fui nombrado director general. Conseguí alcanzar los cinco mil millones de beneficio anuales y salimos a bolsa. Todo funcionaba perfectamente hasta que una auditoria mintió afirmando que estábamos en quiebra técnica.

     ¿Qué me importa a mí que todos los accionistas perdieran su capital? ¿Si no entienden de bolsa por que se meten? Los pobres siempre metiendo la pata. ¿Habéis perdido vuestros ahorros? Total tampoco teníais tanto.

      Bueno os dejo, que estoy negociando con mis amiguetes del gobierno para solicitar un rescate, que por cierto lo pagaras tú.

      Yo no tengo la culpa de que seas un miserable sin clase. Haber sido constante en esta vida como yo.

     
       Feliz navidad atontaos.



10 comentarios:

  1. Estás que te sales, en plan crítico subido. Yo esta he dudado en comentarla porque te metes con los de mi clase y eso no lo puedo tolerar. Si nos tienes envidia Oscar te aguantas pero no vuelvas a echarme en cara mi digna pobreza. jajaja
    ¿Sabes lo que te digo? que pobres ricos que sólo tienen dinero. ¿Por eso duermen mejor por la noche?¿ Por eso no sufren los mismos dolores?¿No enferman? Anda y que les den a todos. La envidia nos corroe a los pobres, pero no tenemos que cubrirnos las espaldas con mentiras ni tenemos que avergonzarnos de nuestras miserables vidas.
    ¡Ahora eso si! Cuando mueran de un atracón de marisco, de una ataque cardíaco en pleno acto sexual, o estrellados contra una mediana en su ferrari testarosa a mí que no me vengan pidiendo lágrimas de conmiseración. que les lloren sus hijos a los cuales les importará un pimiento lo que a sus papis les pase, ellos a gozar de lo heredado como Paquirrín.
    Ni la cultura, ni el amor, ni los momentos felices se consiguen con dinero.Reitero lo dicho por pura envidia: Anda y que les den a todos con la parte dura!
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja…Es muy cierto Francisco, amigo.
      Últimamente no sé qué me pasa que estoy muy crítico. Celebro que te haya gustado la ironía de este texto. Espero que nadie se piense que estaba hablando en serio…Jajajaja.
      Ya sé que son una caricatura los argumentos del personaje que narra esta reflexión, sin embargo he escuchado algunas de las frases que este villano nos dedica en personas reales. Como por ejemplo que uno es pobre porque no se esfuerza.
      Que quede claro que mi clase social también es la obrera, pese a que me guste vestir bien y llevar corbata. Las apariencias engañan.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Jaja Oscar, me he reído mucho con tu entrada. Opino como Francisco, jaja, casi al 90%. Lo asqueroso de la situación es que existe la gente como la que planteas, y lo que es peor –y también lo más fuerte– que estas personas suelen ser las que mueven el planeta jugando con las personas cual peones, creando una sociedad infecta y egoísta. Vamos, una gran cagada mundial. Un abrazo ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que haya hecho reír el texto Ramón. Ese era el objetivo.
      Es cierto, existen en la realidad personas como el protagonista. Además como bien dices, gobiernan los destinos del planeta.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Sigues crítico, Óscar, éste que nos presentas también es un auténtico Súper Villano. Y lo malo, es que existe realmente, y no hay sólo uno... una pena.
    Me ha encantado la ironía de tu relato. Un beso enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja. ..Es cierto Chari, llevo una época un poco crítico. En cuanto al personaje de la reflexión, es muy cierto que es una copia de cientos de corruptos que nos rodean.
      Un abrazo, y gracias por comentar.

      Eliminar
  4. Un afectuoso saludo Sr Oscar Ryan:
    Ese personaje que enmarca a muchos de nuestros Políticos, corruptos, delincuentes con licencia, de manos y conciencia manchadas de sangre, cargados de maldiciones, por tantas injusticias que cometen y se vanaglorian de su riqueza a costa del hambre del pueblo, yo no les envidio.
    Pobres, Sí, pero no requerimos quien nos cuide la espalda, no hay mejor almohada que la conciencia limpia y no solo de pan vive el hombre, nosotros nutrimos el espíritu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Teresa por tu comentario.
      Sí, es cierto. Es una lástima pero este personaje es real, y más frecuente de lo que creemos.
      La prepotencia, el egoísmo y la corrupción están presentes en la mentalidad de muchas personas que consideran que en esta vida lo único que tiene valor es el dinero.
      No serán pobres económicos, pero sí de espíritu.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Sí, sí, hay quien ya se traza un porvenir "exitoso" desde muy joven, porque lo han "mamado" de sus progenitores que, seguramente han sido su ejemplo. Nada de escrúpulos ni sentimentalismos. Son puro materialismo.
    Lo único que envidio de ese individuo es que, a sus sesenta y cinco años sea capaz de acostarse con jovencitas de veintidós, jajaja
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Gracias por comentar Josep Mª.
      Muy cierto, ese tipo de gente lo mama desde la infancia.
      Dices bien, algún capricho que otro puede generar envidia…Jajaja.
      Un abrazo.

      Eliminar